FANDOM


Personaje   Frases   Galería   Trivia  
«¡Y no te doy otra nomás porque!»
―Don Ramón al Chavo

Don Ramón (en portugués Seu Madruga y en inglés Mr. Raymond) es uno de los personajes de la famosa serie de televisión mexicana El Chavo del Ocho. Es un viudo desempleado que vive junto a su hija en la vecindad del Chavo, propiedad del Señor Barriga. En la serie original, el personaje era interpretado por el actor mexicano Ramón Valdés (1923-1988), quien era además hermano de Germán Valdés, "Tin Tan", y de Manuel "Loco" Valdés, mientras que en la serie animada su voz es proveída por el actor Mario Castañeda.

Biografía del personaje Editar

Don Ramón es un hombre viudo de 50 años que, según él, perdió a su mujer en el parto de su hija, la escandalosa y simpática Chilindrina. Vive en la vecindad junto a ella, en el departamento Nº 72, aunque en uno de los primeros episodios vivía en el departamento de Doña Florinda (el Nº 14).

A lo largo de su vida tuvo diferentes oficios (o dice haberlos tenido), por ejemplo, dice que fue boxeador (lo cual es cierto ya que la Chilindrina ve un álbum de fotos), futbolista americano, torero, guitarrista, cantante, maestro de obras, etc. Recurrentemente ejerce diversas labores, normalmente relacionadas con oficios cotidianos: plomero (fontanero), zapatero, carpintero, yesero (escoliasta), globero, mecánico, vendedor de churros, peluquero, ropavejero, lechero, entre otros.

Es carismático, de buen corazón, pero con un carácter explosivo. Es de fácil irritabilidad frente a los niños; entre otras cosas, le molesta que El Chavo se burle de él por ser delgado y le ponga apodos como "patas de chichicuelote". A El Chavo, Quico y la Chilindrina, los reprende físicamente cuando estos hacen travesuras, lo que causa que sea acusado injustamente por Doña Florinda de intentar o haberle hecho algo malo a Quico cuando en realidad fue culpa de otra persona (en casi todas las ocasiones del Chavo), y reprendido violentamente con una cachetada o hasta con una golpiza fuera de escena, la cual lo deja muy herido sin que Doña Florinda le permita explicarle lo sucedido (hubo una ocasión en la que Doña Florinda sí le permitió explicarle y otra en la que Quico le aclaró que el causante de su tristeza fue El Chavo y no Don Ramón, aunque en ambas situaciones terminó dándole la cachetada). Muchas veces, después de cachetearlo, Doña Florinda termina diciéndole: "Y la próxima vez, vaya a... a su abuela" (en alusión al personaje de Doña Nieves). Sin embargo, a pesar de la enemistad que los caracteriza, hay ocasiones en las que olvidan sus diferencias (en su mayoría momentos especiales), como en un capítulo de Navidad, en el que decide no abofetearlo por ser una fecha especial, y otras en las que Doña Florinda lo felicita por sus actos humanos hacia otros personajes, como cuando él fue vendedor vendía los churros que ella preparaba y se echó la culpa de haberse comido todos los churros para proteger al Chavo, quien fue el verdadero culpable.

Tampoco tiene una muy buena relación con el Señor Barriga, a quien le adeuda siempre 14 meses de renta (15 en el capítulo "Don Ramón se va de la vecindad") y, por lo tanto, lo evita siempre que sea posible. Sin embargo, Don Ramón paga parte de la deuda a través de trabajos temporales de mantenimiento a la vecindad, los cuales llegan a ser tema de cada episodio. En ocasiones extraordinarias ha logrado obtener dinero para pagar por lo menos un mes de renta, como cuando, tras una gran odisea al haber perdido el sobre de dinero, el Señor Barriga saca todos los muebles de la casa de Don Ramón creyendo que en realidad era otra mentira suya, encontrando elsobre encima del armario.

Además, en el episodio de la tercera temporada de El chavo animado, "No te vayas, Ñoño", Don Ramón se alegra al escuchar que el Señor Barriga se mudará, hasta que Doña Florinda le recordó lo bueno que ha sido el Señor Barriga con él por no echarlo a la calle a pesar de que le debe 14 meses de renta y, para asustarlo, le dijo que el nuevo casero lo pondrá de patitas en la calle.

En contraste, Doña Cleotilde está perdidamente enamorada de él y lo acosa constantemente. Él no le corresponde, pero le acepta regalos y comida que ella le da.

Una de sus características es que, a pesar de su honradez, demuestra un desinterés absoluto por el trabajo, que se pone de manifiesto a través de frases como: "No hay trabajo malo... lo malo es tener que trabajar" o "¿Cómo se te ocurre despertarme a las 10 de la madrugada?".

Su equipo favorito de fútbol es el Necaxa, aunque en el episodio "Prohibido jugar fútbol" dice ser del Monterrey para evitar que el Señor Barriga le cobre la renta.

No se sabe de qué vive, aunque se menciona que la "crisis" lo dejó sin empleo, y nadie conoce cómo saca dinero para darle un peso a la Chilindrina para ir a la tienda, para ahorrar en su cochinito, darle para el que va por los abonos de la televisión, o simplemente para comprar su poca comida. Tampoco se sabe cómo podía comprar los globos que a veces vendía, o cómo compraba los adornos de fiestas patrias que en ocasiones traía. En una ocasión, la Chilindrina menciona que su papá da unas movidas o maniobras para ganar dinero con su astucia, pero en realidad casi siempre sacaba lo justo para comer.

Cuando Don Ramón se fue de la vecindad en 1979, la Chilindrina fue cuidada por su "bizcabuela", Doña Nieves, quien prometió a su nieto que cuidaría de la Chilindrina, y cuando vuelve a la vecindad en 1981, fue un reencuentro muy emotivo, quizá el más emotivo en toda la historia de la vecindad, en el que la Chilindrina lloraba de alegría; a fines de ese mismo año, su padre se vuelve a retirar y se va al extranjero, según lo que dice la Chilindrina a Doña Florinda para conseguir una enorme fortuna en un episodio de la Navidad.

Vestuario Editar

Ropavejero-03

Don Ramon (izquierda) con su playera amarilla en El ropavejero

Don Ramón siempre anda vestido con una camiseta negra con bolsillo en la parte izquierda de su pecho (donde guardaba sus cigarrillos), unos jeans, tenis blancos y un sombrero del tipo mezclilla color celeste. El hecho de que siempre use la misma ropa fue reflejado por el Chavo en el capítulo "Jugando fútbol americano", en el que, al decirle Don Ramón al Profesor Jirafales que los niños no iban a tener capacidad para jugar porque no le tenían amor a la camiseta, El Chavo responde a Don Ramón que se notaba que el tenía amor a la camiseta, ya que llevaba siempre puesta la misma. En las primeras apariciones, la camiseta negra se permutó por una camiseta blanca o amarilla. También en el primer capítulo, en lugar del conocido sombrero de mezclilla, utilizaba una boina tipo vasco. El hecho de que siempre use la misma ropa puede deberse a que es pobre.

RelacionesEditar

Don Ramón tuvo relaciones generalmente con todos en la vecindad, aunque no tenía la mejor relación con la mayoría; sin embargo, él trataba de evitar siempre esos problemas.

El ChavoEditar

A pesar de los problemas que tiende a causarle el Chavo, Don Ramón siente un gran cariño por él, casi en relación padre-hijo. El Chavo muchas veces lo saca de sus casillas por algún chiste sobre su delgadez, poniéndole apodos o haciéndole alguna travesura, y Don Ramón le da un coscorrón en la frente.

Don Ramón un par de veces se aprovechó del Chavo, mandándolo a la tienda por un encargo y sin darle propina, u obligándolo a hacer ciertas tareas que bien podría haber hecho él mismo. Aún así, Don Ramón y el Chavo siempre compartían algún momento ameno, con Ramón haciéndole obsequios, regalándole comida, invitándolo a desayunar (aunque nunca pudo), o incluso el mismo Chavo compartiendo sandwiches que sustrajo del cumpleaños de Quico. El Chavo siempre le dice "Ron Damón".

ChilindrinaEditar

Don Ramón es el papá de la Chilindrina, a la cual ama como todo padre a su hija, aunque a veces le tenga que pegar por el sinfín de travesuras que esta hace por la vecindad.

QuicoEditar

Por lo general, la relación entre Quico y Don Ramón es inestable, ya que Quico casi siempre lo molesta y es el principal culpable de todas los golpes que Don Ramón recibe por parte de Doña Florinda. Cuando Quico le hace alguna travesura o chiste que no le gusta, Don Ramón lo pellizca en el brazo, haciéndolo llorar. Quico le suele decir "Chusma, chusma", empujándolo para atrás y enseñándole la lengua a modo de burla.

Doña FlorindaEditar

Cada vez que el Chavo agrede a Quico, Doña Florinda culpa injustamente a Don Ramón (generalmente porque Quico suele dice lo que le pasó, pero no dice quién) y le responde con una bofetada o a veces llegando a lastimarlo de gravedad. Sin embargo, hay ocasiones en las que ella reconoce las buenas acciones de Don Ramón, e incluso lo felicita.

Señor Barriga Editar

La relación entre Don Ramón con el dueño de la vecindad no es la mejor. El señor Barriga va seguido a la vecindad más que nada para cobrarle la renta a Don Ramón, quien le debe 14 meses. A pesar de que siempre estén peleándose por dinero, el señor Barriga demostró tenerle cariño a su inquilino más moroso, como cuando ya había decidido correrlo de la vecindad, pero que al final lo dejó quedarse porque no tenía otro lugar a dónde ir.

Doña Cleotilde Editar

Se llevan muy bien, siendo la inquilina de la vecindad que mejor trata a Don Ramón. Doña Cleotilde está enamorada de él y se la pasa coqueteándole, lo cual lo pone incómodo y causa que él se ponga nervioso y la suela llamar "vieja" o "fea" de manera indirecta, y esta se molesta con él. Suelen hacerse favores casi siempre, él ayudándola con la cesta de las compras y ella regalándole comida (pollo asado, pasteles, etc).

Golpes Editar

Don Ramón ha recibido montones de golpes, pero también recibió castigos. Entre ellos están:

OriginalEditar

AnimadoEditar

En el Animado se mantuvieron los golpes y castigos a Don Ramón de la serie original; sin embargo, se vuelven mas agresivos:

  1. En la escalerilla de la casa del árbol por la cachetada de Doña Florinda (La casa del árbol)
  2. En el tendedero por la cachetada de Doña Florinda (El consejero sentimental)